viernes, 14 de diciembre de 2007

ARABIA ANTES DEL ISLAM

Antes de nacer Muhammad (Mahoma en castellano), la península arábiga estaba habitada por varias tribus de lengua árabe. Ésas tribus se consideraban un pueblo semítico como los hebreos, pero tenían una religión que se diferenciaba mucho con las creencias monoteistas de los habitantes de Canaan. Los árabes eran politeístas, creían en diferentes dioses; se ha llegado a decir que tenían una divinidad diferente para cada día, con un número de dioses que podía llegar a los 365 alrededor del santuario de la Ka'ba.

Dentro de ésta sociedad politeísta, había minorías monoteístas judías y cristianas. Pero estos no eran los únicos que creían en un solo dios, ya que también había los hunafa, monoteístas que seguían la religión de Abrahán.
Éstas tribus que habitaban la península arábiga eran mayoritariamente nómadas que no formaban ningun estado, pero que vivían en un territorio fronterizo con dos grandes imperios: el persa y el bizantino. Cada uno de éstos imperios tenía un pequeño reino satélite al norte de Arabia.

Ésa situación, la ubicación de Arabia y el condicionamiento del desierto condicionaron el modus vivendi de los árabes. La sociedad árabe era patriarcal, con un sistema tribal en el que la mujer tenía un papel poco relevante, ya que estaba más próxima a ser considerada una esclava que no una persona libre. Los padres entristecían cuando veían que su mujer había dado a luz a una niña. Debió ser una práctica popular entre las tribus el enterrar las niñas al nacer.

Sobre ésta práctica, nos habla el Corán en las aleyas 58-59 de la azora (sura) de las abejas (annahl): "58. Cuando se le anuncia a uno de ellos una niña, se queda hosco y se angustia.59. Esquiva a la gente por vergüenza de lo que se le ha anunciado, preguntándose si lo conservará, para deshonra suya, o lo esconderá bajo tierra... ¡Qué mal juzgan!"